Madrid,
09
Septiembre
2019
|
19:58
Europe/Amsterdam

La revolución “sin código” ya está aquí

Ahora es posible construir la mayoría de las necesidades tecnológicas con "software no-code” o sin código.

Solo hace falta tener un video para subirlo a YouTube; saber escribir para subir un post a Facebook, o tener una tarjeta de crédito a mano para comprar en Amazon… Su secreto: el usuario no necesita ser programador. Son herramientas “no-code” o sin código, como las redes sociales y apps que usamos a diario. 

Cuenta Salesforce que el 52% de los departamentos de TI declaran que encontrar desarrolladores con talento es todavía muy problemático. Una vez encontrados, demandan sueldos muy altos.

Si vamos a esperar a que todo el mundo aprenda a programar o escribir código, podemos esperar sentados, que no va pasar. Y de paso, perderemos el próximo tren tecnológico. La revolución del software sin código está aquí.

El informático y/o el proveedor de web de una empresa necesita asegurar una tecnología eficaz, en precio razonable para hacer más, con menos, más rápido y optimizar la tarea para los equipos de trabajo y usuario final. Maximizar el valor, minimizar los obstáculos... Ahora es posible construir la mayoría de las necesidades tecnológicas de una empresa con "software no-code” o sin código. Las últimas plataformas y herramientas son extremadamente sofisticadas y admiten funcionalidades ricas en aplicaciones.

Acertar en la manera de abordar la gestión de contenido es un tema de tecnología y también, humana. La tecnología obsoleta causa frustración y improductividad en los empleados. Es importante que las empresas proporcionen tecnología adecuada para no perder su talento.

¿Por qué utilizar plataformas de desarrollo sin código?

Facilidad de uso: Están diseñadas para usuarios sin conocimientos de "coding". Utilizan interfaces visuales en lugar de editores de texto. Son intuitivas. Ofrecen menús desplegables, plantillas que permiten el “drag and drop”, y más funciones pre-construidas, "all in a box". Simplifican los procesos para el usuario –estos, suelen ser las unidades de negocio, equipos y empleados- para que puedan manejarlos sin aprender código.

Rápidez de desarrollo: El tiempo de desarrollo de la plataforma se reduce significativamente al no tener que preocuparse por la escritura de códigos. Ya viene incorporada en la aplicación.

Seguridad: Puesto que los usuarios de la plataforma no tienen acceso al código, no hay peligro que accidentalmente crean puntos débiles o agujeros en la seguridad. La responsabilidad de la seguridad radica en el desarrollador de la herramienta.

El GDPR de una plataforma viene incorporado, automatizado, para todos los usuarios que compartan la herramienta. 

Dos ejemplos de plataformas sin código funcionando con éxito:

👉 PressPage, una solución SaaS para los departamentos de prensa y RRPP de una empresa. PressPage permite publicar y compartir, a la vez, sus contenidos a través de sus redes sociales, por PressPage Mail a los medios, clientes, y empleados y medir los impactos, integrada a la propia web de la empresa. Ya no es necesario desarrollar una web con WordPress y abrir cuentas en wetransfer, flickr, mailchimp o dropbox. Parecidos APIs vienen incorporados al software, automatizados e integrados, mejorando el SEO.

👉 Salesforce es un CRM muy útil para los equipos de ventas que automatiza y optimiza todos los procesos de ventas.

Construir y desarrollar esto desde cero tendría un coste enorme en tiempo y precio para una empresa. Además, no tendría acceso a los comentarios y necesidades de los demás usuarios. Las mejoras y actualizaciones se aplican a la herramienta automáticamente para provecho de todos; otra ventaja que ofrecen las plataformas "no-code".

A veces, la burocracia entre TI y los equipos de trabajo ralentiza la eficacia de la tecnología. Muchas de las herramientas sin código permiten que las mismas unidades de negocio eludan esa burocracia. Algunas son gratuitas, como whatsapp o Instagram y otras se basan en suscripciones mensuales o anuales.

Muchas veces, son los mismos desarrolladores quienes se resisten a estos cambios. Lo cuenta el cofundador de UpBOARD y escritor, Soren Kaplan, en su artículo en Medium (otra plataforma "no code"), Welcome to the no-code software : “Como toda innovación disruptiva, una de las mayores barreras para la adaptación del sin código son los desarrolladores. Igual que la automatización alteró los modelos de negocio y procesos de trabajo, el desarrollo de sin código puede hacer lo mismo para muchos de los codificadores altamente calificados de hoy día."